logo

logo fundación affinity
29.10.2010

Plumas

¿Qué hay realmente detrás de esta industria?

Fuente: http://www.latribunademarbella.com/noticia/20690/Sociedad/plumas.html

Hace unos días mi amiga Isabel me comentó que se acababa de comprar un edredón de plumas porque le habían recomendado que era lo mejor, y eso me llevó a recapacitar con ella de qué manera se extraían esas plumas, la verdad es que las dos pensamos que las quitaban de los animales muertos, y que no había sufrimiento por parte de ellos.
A pesar de que en los años 60 llegaron al mercado los edredones sintéticos, ligeros y calientes, los gansos y patos americanos y europeos todavía se crían para edredones, colchas, rellenos de chamarras y cazadoras, sus plumas siguen siendo muy apreciadas como prenda de abrigo, ¿por qué? ¿lo sintético no abriga...?
El ganso siempre es la víctima…Muchos de nosotros seguimos comprando “plumas” por desconocimiento, porque no sabemos qué hay detrás de esa industria de dolor, y seguramente, si lo supiéramos, no dejaríamos que tantos animales sufrieran por beneficio del ser humano, la mayoría de las veces injustamente y sin razón, con una increíble crueldad.

Los gansos son incubados lejos de su madre en incubadoras artificiales. Hasta las ocho semanas, las crías de gansos se alimentan a base de una dieta, se supone, aunque no sea la verdad, “buena para sus hígados o buena para sus plumas”, aunque, parece ser, que ni una ni la otra son buenas para estos animales. Los gansos blancos son destinados a ser desplumados porque sus plumas son suaves y finas, sobre todo las de los pájaros jóvenes, que se meterán en almohadas, chamarras y colchas. Estos gansos serán desplumados cuatro o cinco veces durante su corta vida, y agonizan cuando son desplumados vivos tantas veces…

Un vídeo que he visto recientemente en internet muestra el terror de estos animalitos cuando son izados por la espalda, y cuando se les arranca las plumas de su cuerpito, retorciendo los músculos en su lucha por escaparse, incluso a veces rompiéndose las patas.

Algunos investigadores han identificado en la piel de varias especies como patos, gansos y pollos, síntomas de que el proceso de desplume es doloroso. La pared folicular de la pluma es rica en fibras aferentes somáticas y sensoriales y los nervios están presentes en los músculos de la papila, lo que indica que hay dolor. Muchos veterinarios y criadores concluyen que el desplume y el atar las patas de los pájaros sobre sus espaldas son prácticas extremadamente crueles.

Los gansos viven en grupos familiares pequeños y se aparejan de por vida, viviendo alrededor de los 20 años, sin embargo los que se crían en granjas, puede haber hasta 20.000 aves abarrotados en una pequeña zona. Estos animales son desplumados vivos dos o tres veces al año antes de ser matados o se les alimenta a la fuerza durante otro año para producir foie-gras. En condiciones normales, un ganso desarrolla su primera capa de plumas a las ocho semanas de vida y cambiará gradualmente las viejas plumas y crecerán las nuevas como todos los pájaros cada año. ¡Qué negocio…!

Los desplumadores son pagados por piezas y por lo tanto la velocidad es esencial. Los trabajadores experimentados pueden arrancar hasta cien gramos de plumas en tres o cuatro minutos –una almohada pesa de media cerca de medio kilo de relleno-.

Vean este anuncio en la web:

“¿Como iniciar un emprendimiento con poco capital, sin mucho esfuerzo y con futuro? Son los gansos uno de los animales más nobles para criar ya que nos proporcionan de huevos y carne, sus plumas sirven para acolchados y son una alarma permanente contra cualquier intruso que se acerqué al terreno. Con esta idea en mi mente, pensé en ordenar las ventajas y arme este cuadro: Huevos, una producción de 25 a 60 al año por cada ave, con 50 gansos obtendría un promedio de 2000 huevos al año, o sea 5 por día. Carne, a partir de los 4 kilos ya se lo puede faenar y el consumo de esta proteína va en aumento. Plumas, las grandes se usan como relleno de acolchados y las pequeñas llamadas duvet se utilizan como la mejor fibra natural para aislar el frío, un kilo de estas plumas esta en unos 50 dólares, lo que generaría alrededor de 750 dólares al año.”

¿Vemos a los animales sólo como comida? Los matamos cruelmente, los torturamos, nos los comemos, los desplumamos, los exprimimos al máximo. Recordemos la matanza de focas en Canadá, donde el 42% de los casos, la foca no presenta evidencias de daño craneal suficiente no ya para estar muerta, sino ni siquiera inconsciente, en el momento de despellejarla. ¿Y la matanza de tortugas marinas en Oaxaca, en México? ¿Y el astracán que tiene que ser despellejado vivo para poder utilizar su piel? ¿Y la matanza de los delfines? ¿Y de las ballenas? ¿Y de los gatos y perros en China?

Mucha gente dice "yo nunca mataría a un animal" pero lleva botas de piel de cocodrilo, ha comido huevos de tortuga y compró una escultura de marfil en un mercado. ¿Tendrá, durante sus sueños y encima de su cuerpo calentito en la cama, el sufrimiento de animales dueños de estas plumas? Las vibraciones de ese animal sufriendo, ese dolor, esa crueldad en arrancarle lo que le pertenece, no habrá quedado de alguna manera plasmado en el edredón con el que nos estamos abrigando y que está rozando mi cuerpo?

¿Cómo podríamos educar a cuidar a la fauna? ¿No apoyando, quizás, a las actividades que destruyen? ¿Diciendo “no” a la compra de productos animales?

Dejemos de ser unos nazis para con los animales, o ¿qué..?

Fuente: http://www.latribunademarbella.com/noticia/20690/Sociedad/plumas.html

Icono Telémaco Sistemas