logo

logo fundación affinity
20.5.2006

CANELO

LA MAGIA PERRUNA


Como si de algo mágico se tratara, yo nunca había entendido ese amor hacia los perros que ciertas personas me transmitían con comentarios como “es mi mejor amigo”, “con él nunca estoy solo”, “se vuelve loco cuando me ve”... pero después de estos meses que he convivido con Canelo, he conseguido entender toda esa magia que te hace sentir un animal.

Canelo llegó en un momento inesperado, un lunes cualquiera, de una semana cualquiera, de un mes cualquiera y fue en ese instante de reposar la comida cuando me empezó a entrar en el cuerpo esa magia perruna. Canelo se dormía encima de mi barriga y era algo raro tener un perro tan cerca y en mi casa. Pero ese día Canelo se fue a la casa donde lo habían acogido porque estaba un poco triste hasta que le saliera un dueño. Yo le di vueltas y vueltas toda la tarde y la noche, porque eran unos tantos pros y otros tantos contras, pero al final tras convencer a mi familia de traer el perro a casa, acepté el compromiso de cuidar a Canelo.

Al principio no fue fácil, a mi en el fondo se me amontonaba pensar “madre mía otro cargo más y yo estudiando para oposiciones...”, pero por otra parte “bueno, con la excusa de sacarle a pasear me pongo un horario para estudiar” y así fue, yo me he sacado la oposición y Canelo se ha sacado el título de jardinero en Murcia y en Villena, y ha realizado también talleres de carpintería y albañilería en Villena, y por si fuera poco es un gran modisto y especialista en retocar pijamas, zapatillas, cojines...

Así que a pesar de sus macetas tunning, sus zapatillas especiales con mordiscos y sus cojines estilo nubes, tras 10 meses de convivencia, Canelo me ha inyectado toda esa magia perruna que jamás pensé que era así. Ahora yo soy la que digo “es mi mejor amigo”, “se vuelve loco cuando me ve”... y todo gracias a esa persona tan especial que me hizo el mejor regalo que jamás pude esperar.

Mª Carmen Martínez Ortuño

Icono Telémaco Sistemas