logo

logo fundación affinity
8.2.2015

Atenea

El día que la recogimos de la Protectora de Villena, se lanzó por la ventana del coche mientras estábamos detenidos en un ceda el paso. La pobre estaba aterrada, delgada y con la m (...)

El día que la recogimos de la Protectora de Villena, se lanzó por la ventana del coche mientras estábamos detenidos en un ceda el paso. La pobre estaba aterrada, delgada y con la mirada triste. Ahora, siete meses después, Atenea está feliz. Aunque el principio no fue fácil porque tenía miedos y respondía lanzándose sobre personas, perros y coches, nos armamos de paciencia y nos apuntamos a un curso de adiestramiento. Descubrimos que es muy inteligente, que aprende muy rápido y que es muy obediente. Ahora su actitud ha cambiado de forma radical. Ya no se lanza a nadie. Ya no tiene los huesos marcados y ha cambiado su pelo tanto que ahora parece un peluche. Su mirada es de pura felicidad. Le gusta correr por el campo y recoger los palos que le lanzamos y cuando por la noche miramos la televisión, le gusta acurrucarse a mis brazos para que le rasque la barriga, mientras estamos sentadas en nuestra alfombra a los pies del sofá. Ha desarrollado un instinto de protección hacia nosotros alucinante. Está llena de vitalidad. Atenea es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. Es mi primer perro y hemos conseguido crear un vínculo muy especial. Es mi mejor amiga y creo que ella también considera que yo lo soy. Animo a todos a adoptar, vale la pena.

Icono Telémaco Sistemas